Ciencia y TecnologíaDestacadoRegional

La enseñanza de la robótica, vehículo para transmitir valores

  • La UAL y el Instituto Francés de la Laguna son ejemplos

Armando Rivera

Todas las tardes, después de clases, un grupo de estudiantes de bachillerato y secundaria de la Universidad Autónoma de la Laguna (UAL) se reúne en un laboratorio para adquirir conocimientos de tecnología que superan los rudimentos.

Los jóvenes, varones y mujeres, son los miembros del Taller de Robótica de la UAL, y son dirigidos por el coordinador de ingenierías de la institución, por lo cual han construido diversos robots y participado en competiciones regionales y de otras latitudes, con buenos resultados.

Carlos Serrano, coordinador de Ingenierías y encargado del taller, mencionó que los resultados prácticos de este esfuerzo se constatan en las competiciones FIRST, con el equipo E-Hawks 6199, que ha obtenido reconocimientos y que les da el objetivo a los jóvenes de construir un robot, tanto en la parte tecnológica como administrativa.

     “Esto hace que los estudiantes aprendan conocimientos de distintas áreas y desarrollen varias habilidades, entre las que destacan el liderazgo y el trabajo en equipo”, dijo.

Para Serrano, en una competición como FIRST el armado del robot es sólo una excusa para el desarrollo de valores que no son útiles solamente para la escuela, sino para la vida diaria.

     “Nuestra filosofía en el taller siempre ha sido la de aconsejar, pero no entrometernos. Queremos que los jóvenes exploren y vean las consecuencias de trabajo en el robot, porque así hay un aprendizaje de por medio”, sostuvo.

Define vocaciones

Serrano mencionó que no todos los estudiantes deciden, llegado el momento, estudiar una ingeniería, hay quienes han visto una luz al momento de elegir el camino de su vida.

Julián Rodolfo Villacruz se encuentra en el sexto semestre de preparatoria, y actualmente funge como capitán del equipo de robótica, que está más enfocado en tareas de programación.

Su experiencia, durante los tres años que ha sido parte del taller, la define como buena por los aprendizajes obtenidos en su área y en todas las que debe desarrollar la construcción del robot. Por esa razón, decidió estudiar Ingeniería en Sistemas.

     “Los conocimientos que tenía de computación, apenas al entrar a la prepa, eran muy pocos. Y esto me ayudó a comprender que hay cosas reales que son muy diferentes a lo que se ve en la escuela”.

Desde chicos

Una escuela joven, como el Instituto Francés La Salle, ha adoptado una estrategia similar al de sus centros educativos hermanos.

Gerardo González Adame es el coach de robótica para todas las instituciones lasallistas. Ha sido el responsable de supervisar varios esfuerzos, como el del IFLSa, en el que, desde kínder, se van familiarizando con distintas herramientas y el desarrollo de la tecnología, a través de materias como informática, robótica, matemáticas, ciencia, entre otras, que también son reforzadas con talleres opcionales por la tarde.

Pero, en especial, destaca el trabajo hecho por un equipo de su escuela sabatina de robótica, que tiene como sede la Prepa La Salle, que está enfocada para niños y jóvenes con autismo y de bajos recursos.

Este equipo logró ser reconocido al obtener una acreditación en la competición FIRST Lego League que, para el coordinador es una hazaña a tomar en cuenta.

La mayor satisfacción que ha obtenido con este equipo trasciende el taller, son los efectos positivos que los integrantes han adquirido al socializar con sus compañeros.

     “Hemos visto que, durante algunas reuniones, los jóvenes socializan más e incluso han bailado, cosa que sus padres agradecen y que antes no se hubieran imaginado”, explicó elentrevistado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *