DestacadoEducaciónMedio Ambiente

Investigadores de la FCB-UJED llevan sus conocimientos a lo largo del país

Armando Rivera

Investigadores de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Juárez del Estado de Durango (UJED) en Gómez Palacio, han logrado vínculos en distintas partes del país gracias a los servicios que brindan en materia de medio ambiente.

Lo más reciente es una investigación en dos áreas naturales protegidas que rodean la cuenca del Lago de Chapala, a cargo del cuerpo académico interdisciplinario “Gestión ambiental y uso sustentable de los recursos naturales”, compuesto por los catedráticos Miguel Garza, Gabriel Cardoza Martínez, Josué Estrada Arellano y Fernando Alonso

De ellos, Miguel Garza, comentó que la convocatoria fue lanzada por la Asociación Intermunicipal para la Protección del Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable del Lago de Chapala (AIProMADeS), con quienes comenzaron a trabajar desde inicios de año.

“Hicimos un monitoreo biológico, para reconocer su especies. El fin es proteger el ecosistema y que la cuenca siga captando el agua que va al lago”, dijo.

Su tarea estuvo enfocada en anfibios, reptiles y mamíferos medianos y grandes, con un peso superior a los 250 gramos. Para lograrlo, buscaron a los animales en sus escondites o siguiendo sus rastros, además de usar tecnologías como trampas-cámara, que les permitiera detectarlos.

Hicieron las visitas en enero y febrero, y ya tienen resultados preliminares. Ahí, han encontrado 17 mamíferos y 10 anfibios

Pero, ¿qué función tiene este monitoreo?

Miguel Garza comentó que con esto pueden conocer la manera en que están distribuidas las especies, que nunca es uniforme, dentro de una zona.

“Al saber cuáles tienen mayor riqueza de biodiversidad es posible establecer estrategias para un mejor cuidado”.

Una vez finalizado, y ya como parte de otro proyecto, los especialistas de la UJED Gómez Palacio trabajarán con la misma asociación en el registro de unidades de manejo para la conservación de la vida silvestre dentro de la misma zona, en predios particulares, lo que es una consecuencia de su labor.

Los académicos ya han podido trabajar, representando a la universidad, en distintas latitudes del país, como en un manglar de Veracruz y en varias zonas de Sonora, donde conocieron el impacto que ciertas industrias podrían causar en los ecosistemas, aunque consideran que su mayor contribución ha sido la hecha en Coahuila, al trabajar con mayor regularidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *