DestacadoSaludSocial

El encierro, una oportunidad de ser mejores

  • No seremos los mismos, pero sí podemos ser mejores personas”, dice el psicólogo Mario Carrillo” (IMPO-CAPED)

Armando Rivera

Lo sucedido en las escuelas fue el primer paso. Cuando a partir del 17 de marzo, instituciones como la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) suspendieron clases presenciales, poco a poco se sumaron otros sectores sociales. La implementación por parte del gobierno federal de la Jornada de la Sana Distancia, el 23 del mismo mes, marcó el inicio de la cuarentena, extendida ya por segunda ocasión, ahora hasta el 30 de junio.

El mensaje de las autoridades era permanecer en casa el mayor tiempo posible, situación que ha generado diversas reacciones, entre ellas un llamado a cuidar de la salud física, que puede verse deteriorada por el cambio de ritmo.

No ha sido igual sobre la salud mental, que en palabras de Mario Carrillo, director del Centro Académico y Psicológico de Atención Para el Desarrollo (CAPED), también podría tener afectaciones durante este periodo.

Es tu casa, no la cárcel

Carrillo ve que, al referirse a quedarse en casa, muchos medios lo han tomado como si fuera algo malo, cuando se puede ver como una oportunidad:

“No tenemos por qué ver nuestra casa como una prisión. Sino que hay que ver nuestro hogar como un espacio que no nos limita. Siempre decimos que nos falta tiempo para estar con nuestra familia, y desde un punto de vista, es ahora cuando hay tiempo”.

El aislamiento es también un momento para aprender nuevas habilidades, como lo han hecho las personas que, al no asistir a sus lugares habituales de trabajo, han conocido nuevas herramientas de comunicación.

Sin embargo, reconoce que este escenario puede generar estrés en las personas.

“En pequeñas cantidades, el estrés no es malo: nos ayuda a adaptarnos a diferentes situaciones”, dice, pero reconoce también que ver las noticias alarmantes y alargar el encierro puede crear un estrés en cantidades menos tolerables, lo cual puede llevar a la gente a resentirlo físicamente o a desarrollar depresión, sobre todo con la aparición de los posibles escenarios que se pueden enfrentar.

 Los duelos

El duelo es definido como un cambio drástico en la vida de una persona, por lo que Carrillo ve uno en la contingencia, pues no sólo lleva a los individuos a aislarse, sino a adoptar nuevas costumbres, como una higiene más esmerada.

Hay otros duelos que forman los escenarios posibles, a los que se pueden enfrentar las personas y son generadores de estrés, como la incertidumbre de perder el trabajo, y a no tenerlo y no contar con el dinero suficiente para el sustento, o la posibilidad de perder un ser querido. Es ahí, dice el psicólogo, cuando pueden sobrevenir las culpas o los arrepentimientos, pensando que no cuidamos lo suficiente a la otra persona.

Expertos serán necesarios

Mario Carrillo dice no saber qué pasará después del aislamiento, aunque tiene la certeza de que la vida no será la misma, pues habrá nuevas costumbres y disposiciones a adoptar. Sin embargo, cree que con el tiempo nos adaptaremos.

“Es parte del proceso de duelo. La tanatología del siglo XXI llama a esta última etapa como ‘readaptación al sistema’. Es aquí cuando la persona ha aprendido a vivir sin lo que no está, y se adquiere una nueva responsabilidad con la vida”

Pero para lograrlo será necesario el trabajo de los expertos en psicología, tanatología y hasta psiquiatría, sobre todo en los casos en los que el estrés haya sido muy grande, tanto que haya provocado depresiones y planteamientos de acabar con la vida.

“No me gusta ser alarmista, pero cabe la posibilidad de que si el del suicidio era ya un tema al que debíamos darle atención, ahora será más importante”.

El entrevistado prefiere centrarse en lo que se debe trabajar para que salir adelante de la situación.

“Tendremos que reincorporarnos a la sociedad, a una nueva forma de vivir, para adaptarnos poco a poco esta situación. No seremos los mismos, pero sí podemos ser mejores personas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *