DestacadoEducaciónRegionalSaludSocial

¿Qué aprendieron y harán las universidades con el Covid-19?

  • Responden los rectores de la Ibero, UAdeC, UAL, ULSa, Normal de Gómez Palacio y la UTT, y la directora de la UANE

Juan Noé Fernández Andrade

¿Qué piensan y consideran hacer en algunas de las universidades donde jóvenes laguneros estudian y que, como a nivel mundial, se vieron afectadas por la pandemia del Covid-19?

Tres preguntas. Aquí publicamos sus respuestas, en algunos casos resumidas por razones de espacio.

  1. La pandemia del CoVid-19 sacudió a propios y extraños, ¿cuál es la lección para su universidad?
  2. Todo mundo habla que habremos de resurgir, de replantearnos nuevas formas y estilos de vida. ¿Cree Usted que la educación universitaria está obligada a ser una opción viable en este sentido y preparar a sus estudiantes con otras posibilidades y más humanismo? ¿Cuáles serían esas alternativas?
  3. Si se hablara de desventajas y/o ventajas debido a este problema, ¿cuáles serían unas u otras? Favor de poner algún ejemplo.

 

 

MC Guillermo Prieto Salinas (sj), rector de la Universidad Iberoamericana Torreón:

  1. La crisis detonada está teniendo un impacto no previsto, demandando hacer uso de todos los recursos con los que contamos para asegurar que nuestro estudiantado y docentes trabajen con las condiciones requeridas para cumplir con los programas académicos. Igual nuestros colaboradores trabajan desde casa, por lo que podemos hablar de una Universidad activa, que brinda el acompañamiento que la comunidad necesita.
  2. En la Ibero Torreón siempre actuaremos con apego a los valores que guían nuestros pasos. Continuaremos formando personas que transformen la realidad. Estamos seguros que esta crisis nos permitirá valorar aún más las bendiciones que día a día recibimos.
  3. Es fundamental pensar en quienes en estos momentos están sufriendo y podemos apoyar. Los conocimientos y los recursos que tenemos como miembros de una comunidad universitaria deben ser puestos al servicio de quienes más lo necesitan. Cada vez que la humanidad experimenta una contingencia, sale de ésta más fortalecida, más compasiva.

 

 

Salvador Hernández Vélez, rector de la Universidad Autónoma de Coahuila:

  1. Este problema de salud pública ha modificado de forma importante muchos aspectos de la vida humana y de las organizaciones en todo el mundo. Como universidades no estamos exentos de estos cambios y la pandemia del CoVid-19 nos deja muchas lecciones, aprendizajes y retos económicos. Resumidos:
  • Pensar en modelos de desarrollo de clases que incorporen el uso intensivo de tecnologías como Microsoft Teams o Google Classroom,
  • Fortalecer nuestra oferta de programas a distancia.
  • Fomentar hábitos saludables entre la comunidad universitaria,
  • Adaptarnos a un fenómeno que nadie esperábamos, lo cual nos hace reflexionar en la necesidad de generar procesos y programas flexibles ante los cambios que se den en el entorno.
  • Formar profesionales altamente capacitados, en este caso ha sido muy marcada la importancia de médicos, enfermeras y demás profesionales de la salud, así como de científicos.
  • Buscar formas de colaborar, ya diferentes universitarios se han dado a la tarea de fabricar caretas, módulos de atención y otros materiales que ayuden a la seguridad del personal médico; se ha producido gel antibacterial, diseñado materiales informativos y servicios a la población, como asistencia psicológica.
  • Realizar un uso responsable de los recursos, que nos permita responder mejor a los cambios que se darán en los presupuestos a nivel nacional.
  1. Detonará cambios en todos los ámbitos, incluido el de la educación superior, que nos invita como Universidad a repensar muchos de los aspectos del proceso formativo de nuestros estudiantes.

     La educación es el principal motor de cambios en las sociedades, de hecho, por ello estoy seguro que las universidades seguiremos siendo el espacio más importante en la formación de los profesionistas, que requerimos para hacer frente a las problemáticas de la sociedad.

     Trabajar en equipo. Hoy, científicos en todo el mundo comparten información sobre posibles tratamientos, y otros profesionales colaboran para resolver problemas de logística de comercio de productos, por ello, será fundamental que nuestros estudiantes refuercen sus habilidades de colaboración y trabajo en equipo.

     Fortalecer el ámbito regional, es decir, debemos apostar también por el ámbito local en la generación de los insumos que requerimos como sociedad.

     Transmitir a los jóvenes que a lo largo de su vida habrán de enfrentar entornos cambiantes y situaciones no planificadas que escaparán de su control. Deberán aprender a enfrentarse a condiciones adversas y saber enfrentar nuevos problemas.

     Reforzar el aprendizaje de otros idiomas.

  1. Enfrentar esta crisis de salud no ha sido sencillo, la pandemia tiene efectos negativos a nivel social, lamentablemente se han perdido vidas, los problemas económicos que habremos de enfrentar y un mayor desempleo.

A nivel institucional, como Universidad se han presentado las siguientes desventajas:

  • Existe mayor complejidad en este esquema.
  • Lamentablemente no todos nuestros estudiantes tienen acceso a internet o a una computadora, lo cual complica el correcto seguimiento de las actividades a distancia.
  • Algunas actividades de la Universidad no se pueden llevar a cabo por medios remotos, por lo que habremos de retomarlas en cuanto la Jornada Nacional de Sana Distancia concluya.

Ventajas:

  • Hemos detectado algunas áreas de mejora, como es el uso de tecnologías de información y el desarrollo de programas en línea.
  • Ha posibilitado un período de reflexión sobre la importancia de la Universidad, que consideramos se puede traducir en cambios positivos para nuestra institución.

 

Martha Silvia Argüelles, directora de la Universidad Autónoma del Nor Este campus Torreón

  1. Que debemos de estar preparados para las contingencias que se presentan en la vida cotidiana, gracias a los avances tecnológicos que tenemos pudimos reaccionar y continuar con las clases en línea, pero definitivamente la lección, es el entusiasmo que debemos de tener para seguir formando jóvenes, ya que con la educación México va a avanzar
  2. La UANE siempre se ha caracterizado por la sensibilidad hacia el ser humano, formamos jóvenes honestos, responsables, con actitud de servicio y desarrollo humano que son nuestros valores que nos caracterizan, es por eso que debemos de continuar trabajando bajo estos valores y darles la confianza a nuestros estudiantes que los retos los debemos de cumplir, y que siempre saldremos adelante ante las adversidades que se nos presenten.
  3. La situación económica actual. Ejemplos son muchos: el cierre de comercios y restaurantes que afecta el bolsillo de familias enteras; este redescubrimiento del núcleo familiar, ese contexto de la convivencia diaria, la unión, la plática, pero sobre todo el entendernos unos a otros, tolerarnos y tenernos paciencia.

 

Omar Lozano Cantú, rector de la Universidad Autónoma de la Laguna

  1. Debemos estar preparados para cualquier imprevisto. Nosotros tenemos más de 15 años que iniciamos con educación a distancia, fuimos el primer nodo regional de internet 2 (académico) en la región y el primer RVOE registrado en Coahuila de educación a distancia (Bachillerato). Tenemos la experiencia, el conocimiento y el personal preparado para esta contingencia y con ello iniciar de inmediato con la educación en línea.
  2. Definitivamente sí, esta pandemia deja muchas enseñanzas y en las universidades debemos enfocar nuestra filosofía en el humanismo, algo que la UAL ha impulsado desde sus inicios.

     Alternativas: los programas de estudio deben estar diseñados de tal manera que se logren los objetivos de aprendizaje de las competencias duras, pero además que contemple un gran número de programas para el desarrollo de competencias blandas, involucrando al estudiantado en las necesidades de su comunidad y su país. Que egresen jóvenes comprometidos a tomar ese liderazgo para transformar el país, dispuestos a trascender. Tener como filosofía el bien común y hacer el bien al mayor número de personas.

     Desarrollar programas de servicio a la comunidad por medio de la aplicación  correcta del Servicio Social; actividades de voluntariado escolar para apoyo a los que menos tienen, desarrollar programas de trabajo hacia la comunidad.

  1. Desventajas. En lo económico, habrá que trabajar unidos para salir adelante lo más pronto posible, la importancia del contacto directo con los jóvenes, el no aprovechamiento como debería de ser de la infraestructura académica de la universidad, laboratorios y talleres, equipos, software, etcétera.

     El no aprovechamiento como debería de ser de los espacios de arte, cultura y deportes.

     Ventajas: demostrar una vez más que somos una comunidad que se une para ayudar en las situaciones de emergencia y demostrarnos a nosotros mismos que unidos podemos salir de las situaciones más difíciles.

 

Luis Arturo Dávila de León, rector de la Universidad La Salle Laguna

  1. Desde la universidad se vive este nuevo contexto desde los valores que promovemos: solidaridad, permanecer unidos. Mostrar el lado humano, sensible y analítico de nuestra comunidad, planeando y visualizando los escenarios.

La situación nos ha permitido valorar el apoyo y la fuerza de las redes a las que pertenecemos, como la red de Universidades La Salle de México, Cieslag, Fimpes.

Son tiempos de aprendizajes, también tiempos de crear y sostener a seres humanos en todas sus dimensiones.

Sentir la vulnerabilidad de nuestras instituciones y de nuestras personas ha sido una oportunidad para conocernos como comunidad.

  1. Ciertamente se habla de poder replantear nuestra forma de vivir, nos hemos dado cuenta claramente de lo vulnerables que somos, es por ello que debemos entender nuestra condición humana pensante y sensible, eso exige mucho de nosotros como sociedad. Planificar el futuro, implica replantear no desde el yo, sino desde el nosotros, no hacia lo mío, sino a lo de todos.

     Esto evidencia el papel fundamental con otros actores, obviamente, de las universidades, es seguir formando a los jóvenes desde la línea humanista, con un claro sentido de responsabilidad social. Nos hemos obligado a replantear la educación tecnológica-digital, desde una perspectiva menos material y más trascendente. Todos estamos viviendo escenarios, que en algún momento se visualizaron, otros no tanto. Por ello hoy más que nunca debemos concebir la educación universitaria integral como tal: integrando actores nuevos, con situaciones que nos han llevado al límite en muchos aspectos.

     Las instituciones de educación superior siempre serán los espacios de diálogo, discernimiento, análisis y generadoras de propuestas en todos los ámbitos. Hoy ante esta situación mundial en donde la salud física y mental, la economía, la comunicación y otros factores convergen, debemos mirar a ser más humanos y solidarios, dejar de pensar en el yo, replantear el proyecto de vida desde el otro, para los demás.

     Tendremos que seguir incursionando en programas de formación en la resiliencia, en el sentido de solidaridad y participación ciudadana, en la formación de conciencia como ciudadanos del mundo. Y sobre todo fortalecer el sentido trascendente de nuestra vida.

  1. Las situaciones positivas son la oportunidad de reencontrase con cada uno de los miembros del núcleo familiar, valorar la vida misma en el sentido emocional, testimonial, filosófico. Nos ha recordado el papel que juegan las personas y sus profesiones: el maestro, el doctor, el comerciante, por mencionar algunas. Hemos valorado también los diferentes motores productivos que nos mueven, nuestros trabajos, nuestras oportunidades y sueldos. También hemos replanteado y cuidado nuestro hogar que es ahora el centro, hemos dimensionado la familia, el juego, nuestras relaciones sociales, incluso nuestras creencias religiosas, todo aquello que construyen nuestro día a día. La economía del hogar, el ahorro, el medir los gastos es una prioridad en la que todos los miembros de la familia se involucran, todos recordamos hoy, lo que es tener trabajo, comida, estudio.

También es en este momento en donde se establecen propósitos a corto plazo, el tiempo cobra un valor diferente, es por ello que todos buscamos ser mejores, perseguimos nuevos sueños y nos conectamos con un Ser Superior con más fe, con esperanza, con paz.

     Las situaciones no tan favorables a partir de esto: la incertidumbre nos invade, y entonces vivimos con zozobra, las preocupaciones, angustias y ansiedades afloran ante un panorama inesperado. El acceso fácil a información hoy día se torna un factor más de preocupación, ya que circula sin filtros, sin verificación de datos, es entonces cuando el rumor corre y amplía nuestro espectro de angustia. Tenemos que dotarnos de habilidades para uso, consumo y producción de medios informativos.

     La inseguridad, la economía colgando de un hilo, junto con los diversos motores de la sociedad están pendiendo.

     El reto que el mundo nos plantea requiere de decisiones asertivas, enfocadas, analizadas, porque hoy más que nunca unidos podemos salir, entendiendo que mi actuar, afecta a los demás. No hay mejor manera de cuidarnos, que siendo solidarios haciendo frente a lo que sigue con madurez, sentido común y razonamiento.

 

Martín Rodolfo Silva Rosales, director de la Escuela Normal Superior de la Laguna, Cursos Regulares y presidente de la Asociación Nacional de Instituciones de Educación Privada.

  1. La base de la formación se da en la familia y se complementa con la labor de los docentes, lo que hacen con mucho amor.

     En nuestra institución nos deja una lección de reflexión humana, de solidaridad incondicional y de entender que debemos estar preparados para enfrentar situaciones inesperadas como ésta.

  1. Todas las universidades desarrollan planes y aplican estrategias de sensibilización y humanismo. Con esta experiencia se desarrollarán mucho más los vínculos entre los elementos humanos de cada institución
  2. Ventajas: recapacitación del rol que tiene cada integrante de la comunidad escolar. Reflexionar qué hacemos en la familia, sociedad y gobierno.

Desventajas: pensar en la posibilidad de que este virus haya sido intencional para herir y humillar a la humanidad con propósitos desestabilizadores y de riqueza para unos cuantos, y provocando muertes, miedo y crisis para la inmensa mayoría.

 

Raúl Martínez Hernández, rector de la Universidad Tecnológica de Torreón (UTT) y presidente de la Asociación Nacional de Universidades Tecnológicas (ANUT).

  1. En la Universidad Tecnológica de Torreón, como la mayoría de las 122 Universidades Tecnológicas de México, saldremos de este muy lamentable episodio con múltiples aprendizajes:

     Primero; servir a los jóvenes, en especial a los más vulnerables social y económicamente hablando, es una descarga para las múltiples preocupaciones del Estado mexicano. Nos estamos haciendo cargo de cerca de 300 mil jóvenes provenientes de familias muy pobres, más del 70 por ciento de ellos reciben, además de la exención de las cuotas de colegiaturas, apoyos económicos con los que sufragan los costos de alimentación y traslado.

     Segundo: estas comunidades demuestran que pueden estar a la altura del llamado de la sociedad, en especial cuando se presentan estas tragedias nacionales. Se organizan y vierten toda la ayuda que se requiere, hasta el propio límite de sus capacidades. En nuestro caso, esas capacidades se extienden al propio terreno de la tecnología y la innovación, gracias al tipo y modalidad de enseñanza que les caracterizan. Las Universidades Tecnológicas están a la altura del tamaño del gran desafío que encaramos. Más específicamente, a lo que ahora están abocadas nuestras comunidades, es al desarrollo y fabricación de implementos para la seguridad de los recursos más preciados en estos casos:  el personal médico y hospitalario. Se trata, en una primera fase, del diseño y elaboración de 25 mil caretas protectoras mediante modernas impresoras 3D, y próximamente fabricaremos respiradores mecánicos y otros dispositivos.

     Tercero; es posible el concurso del capital privado y las empresas en tan nobles iniciativas, quienes dejan constancia de que pueden anteponer sus propios intereses al de la comunidad. En nuestro caso, sería impensable emprender este desafiante reto sin la participación del Grupo Santander, que concurre con el financiamiento del costo de la materia prima, insustituible para este caso.

     Cuarto; que las instituciones públicas de educación superior, confirman su indiscutible valía como la más poderosa herramienta para superar los problemas y para emerger victorioso de estos complejos períodos de nuestra historia.

  1. La educación universitaria dejará constancia del papel que juega en el desarrollo de las naciones. Sin embargo, en las Universidades Tecnológicas, estoy seguro que una superado este lamentable episodio, nuestros estudiantes estarán listos para participar en la dinamización de nuestra economía, puesto que no hay mejor educación que la que ofrecen las Universidades Tecnológicas, formaciones prácticas de gran calidad y pertinencia, de corta duración, e íntimamente asociada a los requerimientos de las empresas. Por lo demás, ¿quién puede dudar del carácter formativo que está siendo para nuestros jóvenes el solo hecho de estar viviendo esta experiencia?
  2. Estos acontecimientos siempre vienen acompañados de grandes desgracias y profundo sufrimiento; a la par de invenciones y desarrollos que trascienden nuestra propia inteligencia, nos hacen superar esos oscuros pasajes; permiten recuperar el rumbo perdido y despegar con renovados bríos hacia la ruta del progreso. Confío en que así volverá a suceder.

     Por supuesto que ya no será lo mismo. Tendremos que, entre muchas otras cosas, ajustar nuestras vidas y reconstruir la cotidianidad.

     Desde la óptica de las Universidades Tecnológica, debo decir que éstas tienen una gran responsabilidad. A su favor gozan de un prestigio bien ganado entre empleadores y jóvenes, unos y otros saben que la recuperación de la inversión que realizan tiene muy rápido punto de retorno en las entidades productivas, en los egresados y en sus familias. En contra, una idea deformada de que las formaciones profesionales técnicas no ofrecen un nicho promisorio para la prosperidad personal y para el impulso del desarrollo. Nada más equivocado que eso. Cuando mañana se haga un balance de los saldos de esta tragedia y se realicen las estimaciones de los haberes con los que contaremos para la recuperación, puedo garantizarles que ahí estarán -en primera fila- las Universidades Tecnológicas, listas para proveer el capital humano dotado de las herramientas y competencias que moverán los engranes del desarrollo y la economía, y en aquellas áreas que con urgencia habrán de demandar los factores de la producción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *