Arte y CulturaDestacado

Vemos imágenes sin observar: Erika Colón Rueda

Pamela Macias Cepeda

Dice Erika Colón Rueda, docente investigadora del Centro de Investigación y Docencia Económicas AC  (CIDE), y artista visual.

“El dibujo te dicta qué es lo que quiere, no decidimos si pintamos en óleo o si realizamos un grabado”, aseguró a Entretodos.

Hace siete años incursionó en el grabado, en el taller Fermín Revueltas (Ciudad Lerdo, Durango), suma 25 exposiciones colectivas de pintura y grabado, y una más de manera individual titulada “El Consumismo”, una crítica social basada en la publicidad engañosa y huella ecológica que se general al consumir en exceso.

     “Tu interior te lleva a crecer más, hacer más. Soy la mayor de mis hermanos y quiero recorrer camino para ellos vean que si se puede” expresó.

Durante el 2018 a través de una convocatoria emitida por la Secretaría del estado de Durango, participó con el “Libro artista”, el cual se trata de la elaboración de libros de arte y no precisamente que hablen sobre la vida de un artista en específico, sino en obras que con el simple hechos de verlos se convierten en una obra de arte, además están diseñados para se lean de distintas maneras, jugando con la habilidad, la creatividad y la experiencia.

     “El mundo del arte eh vivido y eh visto tratos de descremación por el hecho de ser mujer. Invitó a las compañeras a que no se desanimen, que sigamos en pie de lucha, reclamando sus derecho, el trato igualitario, la dignidad humana, el mercado no solo es para los hombres”, añadió.

Para el 2019 recibió la medalla Enrique W. Sánchez, al mérito, por su trabajo en favor de la comunidad de manera desinteresada y sin fines de lucro. Se la otorgaron la Secretaría de Educación Pública y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

Ese mismo año, terminó la investigación “El estatus del lenguaje visual de las escuelas primarias en la Región Laguna de Durango”, con la intención de dar a conocer lo que se está haciendo con la cantidad de imágenes que llegan al aula de clases, ¿quién la produce?, ¿para qué las produce? y ¿quién las consume?

Basada en dos instrumentos, uno dirigido a maestros y otro a los alumnos, Colón Rueda evaluó si los estudiantes eran capaces de identificar que tipo de ilustración llega a sus manos, ya sea informativa, coercitiva o lúdicas, entre otras.

Las encuestas fueron aplicadas a niños de quinto y sexto año de primaria, entre 10 y 11 años, pues ella considera que en esta etapa adquieren una conciencia mayor. Los llamados “emojis” fueron los favoritos.

También se les preguntó acerca de las imágenes que contienen los libros de texto, a lo que respondieron que entienden mejor los temas cuando traen alguna ilustración que cuando no. Se descubrió que los alumnos no solo hacen dibujos por encargo del docente o para subir su calificación, sino que para ellos una imagen es importante y dan a conocer sus ideas, pensamientos y sentimientos, además de que elaborarlas les lleva a poner cierto grado de atención, creatividad y paciencia.

    “El arte puede ayudarles para mejorar las relaciones personales entre los mismos compañeros, para mejorar la comunicación alumno–maestro”, puntualizó.

La artista visual dijo que como resultado de la investigación se hará un proyecto de intervención en algunos centros educativos, y trabajarán con arte terapia buscando mejorar la convivencia sana y pacífica. Asimismo recomienda a los docentes cambiar constantemente las imágenes que hay dentro del salón.

Aseguró que estamos rodeados de figuras por todas partes: en el camión, establecimientos, de camino a casa…, sin embargo, no sabemos qué estamos haciendo con ellas, “vemos sin observar, sin buscar el fondo”.

Erika Colón Rueda está preparando su segunda exposición individual, “Abandono”, que espera presentar en noviembre próximo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *