DestacadoRegional

Tiroteo trágico en el Colegio Cervantes de Torreón, llamada de alerta para la Laguna

Pamela Macias Cepeda/ Armando Rivera

Poco antes de las 9 horas, el Sistema de Emergencia 911 recibió el reporte de un tiroteo dentro de las instalaciones del Colegio Cervantes, campus Bosque.

El presunto agresor era un alumno de sexto año de primaria, quien pidió permiso a su profesora para acudir al baño. Según testigos, al salir del aula le dijo a un compañero “hoy es el día”. Tras un momento, al percatarse de la tardanza, la docente salió en busca del menor. Sin embargo, al encontrarlo éste detonó un arma de fuego en su contra.

Posteriormente otros estudiantes y un profesor de Educación Física quisieron detenerlo, pero resultaron heridos.

Las primeras declaraciones fueron proporcionadas por el alcalde de la ciudad, Jorge Zermeño Infante, quien comentó que el pequeño que realizó los hechos y después se quitó la vida, era un alumno destacado, con buenas calificaciones y buen rendimiento escolar. Por su parte, los padres de familia se solidarizaron con el centro educativo, argumentando que es buena escuela. Respecto al agresor dijeron que era un niño tranquilo. De parte del personal docente no hubo declaraciones a medios, ya que no se les permitió “para no entorpecer las investigaciones”.

Pasadas las 10 de la mañana, el fiscal general del estado, Gerardo Márquez Guevara declaró lo sucedido e invitó a los padres a revisar los aparatos electrónicos (tabletas y celulares) de los niños, poner atención a las necesidades que presenten. Además, dijo que tomarán medidas posteriores en los planteles educativos para no repetir lo sucedido.

Entre estas medidas se encuentran la llamada Operación Mochila, que consiste en revisar el contenido de estas bolsas que cargan los estudiantes. Del otro lado del lecho del Nazas, en Gómez Palacio, su alcaldesa Marina Vitela ofreció una rueda de prensa para asegurar que se sumará a llevar estrategias similares.

Por su parte, el gobernador del estado Miguel Ángel Riquelme, ofreció una conferencia de prensa en Saltillo. Ahí mencionó que es en las escuelas particulares donde más renuencia se encuentran para verificar el contenido de las mochilas de los alumnos, siendo que se ha revelado en redes sociales que el los padres de familia del Cervantes se negaron a ello.

Ante lo ocurrido, el colegio emitió un comunicado en el que lamenta los hechos y asegurando que se encuentran trabajando con las autoridades para esclarecer los hechos.

Este suceso se suma a la amenaza sufrida por una maestra del Instituto Tecnológico de la Laguna, quien iba a recibir una carta, que fue interceptada, con una bala y la advertencia de que no reprobara a una alumna.

¿Qué dicen en el sector educativo?

Al respecto, Rodolfo Silva Rosales, presidente de la Unión de Colegios Particulares en la Laguna mencionó que los hechos son consecuencia de todos los sectores.

“Somos culpables y hemos contribuido. El gobierno, la SEP en particular porque se niega a tomar en cuenta los puntos de vista de los actores que estamos en contacto con los niños, no toman ningún punto de vista de nosotros.

“No necesitamos un programa de Mochila segura porque por naturaleza debemos saber qué cargan nuestros alumnos, no necesitamos programas ni revisar a los estudiantes”, según declaró a Entretodos.

Silva Rosales sostiene que hay una desintegración social por problemas de tipo socio-económico, si el país tuviera las condiciones necesarias para vivir bien, no sucedería esto.

Otra entrevistada fue Martha Silvia Argüelles Molina, directora del campus Torreón de la UANE y presidenta de la Comunidad de Instituciones de Educación Superior de la Laguna (CIESLag), quien dijo lo siguiente:

“Ha sido un hecho muy triste. Nos deja de reflexión que es necesario dar un acompañamiento al estudiante, y no solo desde la escuela, sino como un trabajo en conjunto que inicia en la casa. Porque se ha notado, con casos violentos en los últimos meses, que hay algo en lo que se está fallando como sociedad.

“Nosotros como UANE hemos realizado revisiones de mochilas, y hemos encontrado, como anomalías, afortunadamente, solo alimento echado a perder o ropa sucia. Pero esta revisión debería empezar desde el hogar, con los padres atentos a las actitudes de sus hijos, y si tiene cambios repentinos que puedan significar una alerta.

“Cada escuela tiene que diseñar sus propios protocolos de seguridad. Estamos revisando cuáles serán los que aplicaremos desde ahora, pero me cuesta imaginar hasta dónde tendremos que llegar”.

Escuelas se solidarizan

Varias instituciones han mostrado, vía redes sociales, su apoyo al Colegio Cervantes. Entre éstas se encuentra la Universidad Juárez del Estado de Durango, la Universidad Tecnológica de la Laguna de Durango y el Colegio Pereyra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *