DestacadoEducación

¿Quién decide la vocación regional?

Pamela Macias Cepeda/Alberto Triana/Armando Rivera

El historiador, Carlos Castañón Cuadros, en entrevista para Entretodos, nos platicó acerca del surgimiento de la ciudad, asegurando que Torreón nace de golpe y como una entidad moderna, y aunque era un rancho en 1850, su rumbo dentro de la economía lagunera lo marcó el ferrocarril.

1883 es la fecha clave para la Comarca Lagunera, la combinación de circunstancias entre la agricultura del algodón, la tecnificación de las aguas del Río Nazas, la inversión de capitales foráneos y la migración -en este en 1890 no se superaban a los 2 mil habitantes, y en 1910 ya había 40 mil personas–, determinaron su rumbo.

“Es la ciudad que más crece en el “Porfiriato”, de todo México, demográficamente, y al mismo tiempo va a ser la ciudad modelo de este periodo de la historia”, señaló.

“Era una población abandonada, que fue transformada en pocos años, por avances tecnológicos, la política de apertura, y la inversión, aspectos que convirtieron a Torreón en el experimento social más exitoso de ese tiempo”, agregó.

La economía nació con un eje centrado en el algodón, y a partir de ahí se van a colocar diversas empresas agroindustriales como fábricas de hilados y tejidos, de aceites y jabones, compresoras, pero también emergen industrias paralelas, por ejemplo, la metalúrgica, pues Met-Mex Peñoles va de la mano con la localidad, nacieron juntos.

A la par otras alternativas surgieron como la producción vinícola y los bancos, por lo que se instala el Banco de la Laguna, el Nuevo León, el Coahuila, el Nacional de México, el Chino, y el Americano.

A la fecha, ¿Cuál es la economía que mueve a Torreón?

-Seguimos siendo una economía agroindustrial, aunque ya no es el algodón, sí tenemos la industria ganadera, lechera y pecuaria, que marcan un liderazgo a nivel nacional e incluso las empresas se asumen de características internacionales.

Contamos con la procesadora de carne más grande de Latinoamérica, Sukarne, su materia prima está aquí; también con Pilgrims, líder en pollo y seguimos manteniendo la metalúrgica a nivel internacional, el mayor procesador de plata es Peñoles.

“No todo es Lala, nuestra ventaja es que somos una economía diversificada”, argumentó.

-¿Quién determina el rumbo de la ciudad?

-Uno pensaría que el gobierno, pero no, son los empresarios, para bien o para mal.

Cuando se deja el modelo de ciudad en manos de particulares, se genera, por ejemplo, la aspiración a que todos tengamos un vehículo, pero eso no es sostenible para ninguna metrópoli, y prueba de ello es que ya hay problemas en relación a ese tema, no como Monterrey y la Ciudad de México, pero es una problemática que ya se puede identificar.

-¿Qué le hace falta a Torreón para colocarse en el mapa mundial?

-Nos hacen falta varias cosas, pero sobretodo una campaña articulada en promoción, sin embargo, ya hay una dinámica positiva entre gobiernos (estado-municipio), en los últimos años se rompió el estancamiento que teníamos por la violencia, hoy hay una tendencia de inversiones en hospitales, hoteles, y construcción.

Están llegando empresas, lo que quiere decir que están viendo a la urbe como algo positivo, ven un buen nivel de vida, que no es tan caro como en otras y, además, el hospedaje industrial va en aumento.

¿Existe vinculación entre universidades y empresas? ¿Qué dicen las IP?

El presidente del Consejo Lagunero de la Iniciativa Privada (CLIP), Rogelio Barrios Cázares, aseveró que sí existe vinculación entre las empresas y las universidades de la región.

Aseguró que han sostenido varias reuniones con la Comunidad de Instituciones de Educación Superior de la Laguna (CIESLag).

Esos enlaces, expuso, han servido para determinar cuáles son las profesiones que requiere el actual mercado y conforme a ello desarrollar los programas escolares.

“Porque no se trata que salga un gran número de profesionistas en áreas que no se están utilizando. La vinculación es importantísima y que nos tomen en cuenta mucho más”.

Sobre quién define la viabilidad de las carreras, afirmó que lo hacen las necesidades de las compañías.

“Sé que las universidades, de manera directa, se acercan a las empresas para hacer cuestionamientos”.

Respecto a la viabilidad de decidirse por una licenciatura o una ingeniería, comentó que las oportunidades en las firmas locales son muy variadas y que los puestos se van generando en áreas tanto administrativas como operativas.

“Hay empresas que requieren muchísimo personal con perfil financiero, con capacidad para administrar los recursos, pero hay otras que necesita gente capacitada para incrementar la producción de lo que se elabore. Creo que no hay una regla general, depende de cada compañía”.

En cuanto a los jóvenes, recomendó visualizar su futuro y cómo se ven en un par de años realizando algo que les apasione y algo que les deje dinero.

“Que piensen qué carrera les dejará los recursos que se estén proyectando y qué carrera les dejará más satisfacción personal. Ahí depende de cada quien, de los objetivos que tengan en la vida”, concluyó Barrios Cázares.

¿Qué dicen los universitarios?

Israel Castro Muñoz, director del Instituto Tecnológico Superior de Lerdo, ve que debe existir una corresponsabilidad entre tres sectores: el universitario, el empresariado y el gobierno, para crear posibilidades de empleo y una vocación regional.

“Las universidades suelen hacer estudios de factibilidad antes de abrir un programa de estudios, para ver la posibilidad de que existan empresas que puedan dar esos trabajos. A nosotros nos corresponde que los jóvenes salgan bien preparados para enfrentar los retos. Al gobierno, crear las condiciones para hacer atractiva a una zona como la Comarca Lagunera, a fin de que puedan venir diversas opciones de empresas, y las empresas, con el tiempo, confiarán en los egresados de la región, pues no puede crecer si se la pasa importando a trabajadores de otras partes del país”.

A decir del académico, en la Laguna existe, actualmente, una vocación enfocada en la industria alimentaria, como ha sido tradición, y la manufacturera, sobre todo la automotriz, que ha crecido en los últimos años.

De este mismo parecer es Rubén Solís Río, rector de la Universidad Juárez del Estado de Durango, quien dijo que para abrir un plan de estudios en la institución, piden la opinión de varios sectores, entre ellos el privado, porque suelen ser el principal empleador de los estudiantes que salen de sus aulas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *