Uncategorized

Zaratustra Vázquez, memorias de un poeta dandy cumbianchero

El Instituto Municipal de Cultura y Educación, en coordinación con Editorial Juan Malasuerte, invita a la charla acerca de la vida y obra del poeta y músico Zaratustra Vázquez (1976-2013), este próximo viernes 26 de julio en punto de las 20:00 horas en el Zaragoza cocktail bar (Colón 154 sur, entre Matamoros y Morelos). Los comentarios estarán a cargo de Gilberto Prado Galán, Wenceslao Bruciaga y Francisco Fenton.

Zaratustra Vázquez fue poeta, maestro universitario, locutor y productor en Ibero 90.9, músico, fundador de Sonido Changorama, DJ y primer editor de la revista Vice. Su imagen de joven urbano enfundado en camisa, corbata angosta, chaleco, sombrero, barba de tres, siete o diecisiete días, cinismo, labia e ingenio sin límites, son prácticamente el ícono de toda la generación del absurdo y el sinsentido de la clase media ilustrada, contracultural y underground de mediados de la década de los noventa en la Ciudad de México. Hablaba en metáforas, sorprendía con su asociación de ideas y ponía a bailar con ritmos que le hablan a los pies y melodías que ponen a trabajar a la cabeza. Sonreía con un dejo de sabiduría y al mismo tiempo, una picardía de la que inevitablemente hacía cómplice a su interlocutor.

El escritor lagunero Gilberto Prado Galán recuerda que siempre le impresionó la infatigable lucidez y la imaginación desbordante de Zaratustra Vázquez, que además fue un asiduo lector de La coscienza di Zeno, de Ítalo Svevo: “En una ocasión viajábamos con mi esposa Leticia Santos (q.e.p.d.) y Sigrid Arteaga por Reforma, y Zaratustra llevaba en ristre el libro de Svevo. Me sorprendió que citó largos pasajes de la novela con una memoria sin fisuras”.

Prado Galán agrega que: “Las antiguas definiciones de poesía, sin aludir a sucesos de naturaleza milagrosa, explicaban que la palabra lírica fungía como una suerte de exploración del ser. Más que tanteo e indagación profundos, mera búsqueda: acercamiento de la voz al mundo para iluminarlo, para intentar comprenderlo. Esta es la convicción que rige, sin miedo a las vacilaciones o a las súbita revelación aforística, la opera prima de Zaratustra: Sobre el sentimiento tango de que simplemente todo. Hay en esta escalada inicial dubitaciones y caídas, pero también hay certezas y regocijos que no olvidan el cariz anecdótico o el humor ingenioso”.

En la escena musical, Zaratustra Vázquez y su Sonido Changorama, fueron pioneros de un estilo que mezcló la cumbia con la electrónica, y que los llevó a participar en el Vive Latino, el festival de rock en español más importante de México y uno de los más relevantes a nivel internacional. Su proyecto solista El hombre que odiaba a las naranjas –nombre tomado en tributo a la obra incompleta de su tío abuelo– también da nombre a una antología poética publicada de manera postuma (2018) por Editorial Juan Malasuerte. En cine participó en la banda sonora de película mexicana Halley (2013), de Sebastian Hoffmann, con el tema Parte de mí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *