Uncategorized

18% de los jóvenes con trastornos alimenticios muere

  • Son múltiples los factores que los hacen caer en esos padecimientos; la presión social “por un cuerpo perfecto” los hace vulnerables

Armando Rivera/ Alejandra Martínez

Para Antonio Tena Suck, académico de la Universidad Ibero Americana en la Ciudad de México, la anorexia es un suicidio lento, porque llega a afectar a todos los órganos.

Un 18 por ciento de las personas que la padecen, muere, y son los jóvenes los más vulnerables de padecerla.

En su paso por Torreón, el investigador sumó la bulimia a los trastornos de la conducta alimentaria, que pueden llegar a terminar con la vida de los pacientes.

Para caer en ellos existen múltiples factores: psicológicos, medioambientales, genéticos; pero al mismo tiempo los socioculturales, como la presión social por parte de una persona significativa para el paciente, una cultura que día a día enaltece los valores de la delgadez y la salud como parámetro de triunfo en la vida, la práctica de actividades deportivas en las que el peso sea un factor importante, la nueva cultura de la vida sana y prejuicios contra personas con sobrepeso.

Esto, junto a cierto prejuicio que Tena Suck considera que existe contra las personas excedidas de peso, provoca que los jóvenes, atentos a las presiones sociales, se encuentren muy vulnerables a caer en alguno de estos trastornos. Tal es así que las mayor prevalencia se encuentra en las personas cuyas edades oscilan entre 16 y 20 años, aunque cada vez es más frecuente verlo, dijo, en aquellos que apenas sobrepasan los 12 años.

“Un .5 a un uno por ciento de la población mundial, entre esas edades, padece anorexia nerviosa, y entre un uno y dos por ciento, bulimia”.

A esto mencionó que la mujer es todavía más vulnerable, ya que es mayor el escrutinio que recibe por parte de la sociedad y de las relaciones interpersonales.

“La proporción en los años 90 era una relación de 10 mujeres por cada hombre con estos trastornos. Hoy es de tres hombres por cada 10 mujeres”.

Problema complejo

La delgadez extrema no es un modo de vida sano, ese fue uno de los mensajes que intentó dejar más en claro el académico. En su experiencia ha conocido a nutriólogos que han dado recetas reductoras a personas que ya de por sí se encontraban bajas de peso.

“Se debe comprender que el deber de los nutriólogos no es adelgazar a la gente, sino promover su salud”.

También consideró que es poco ético tratar en solitario a una persona con bulimia o anorexia, ya que la complejidad de su padecimiento exige la intervención de un grupo interdisciplinario, que le puedan dar no sólo atención nutricional, sino psicológica y psiquiátrica, en caso de requerirla.

Otro de los episodios que ha visto repetirse es cuando subestiman los trastornos, como si fueran una moda que con el tiempo dejara de emplearse.

“Pienso que el tratamiento es muy complicado, más que el de las drogas, porque con los estupefacientes no necesitamos tener una relación perpetua, pero con la comida sí”.

Al respecto, dos coordinadoras de las carreras de Nutrición en la Laguna opinan sobre su labor y dan sus consideraciones sobre los trastornos de la conducta alimentaria.

Dayana Marcela Roso Maldonado, de la Universidad Autónoma de Durango.

  1. ¿Cuál es el impacto que tiene entre los jóvenes las enfermedades de trastornos alimenticios?

Actualmente los trastornos alimenticios más comunes como la anorexia y bulimia, están en un punto rojo para los jóvenes.

Hemos crecido en un mundo rodeado por “el cuerpo perfecto”. Lo que impacta es tener un cuerpo delgado. Los medios de comunicación han ayudado a implementar este modelo. Enseñan a los jóvenes que para ser aceptados deben de que tener un cuerpo perfecto.

  1. ¿Qué medidas toman los nutriólogos para estas prácticas?

Con charlas, publicaciones de anuncios en las escuelas, usando redes sociales, generando así también la atención de padres.

  1. ¿Cuál es la manera de tratar los trastornos alimenticios?

Principalmente que  los padres de familia identifiquen estos trastornos alimenticios en sus hijos. Si ven que no comen, están tirando la comida o si está generándose  vómito constantemente, deben de tomar medidas de inmediato. Los maestros deben estar al pendiente de los chicos que están más delgados. Hay  que acercarse a buscar un profesional, nutriólogos, psicólogos y psiquiatras; no simplemente con uno, porque se ofrece y se necesita un servicio integral.

  1. ¿Cuál es la misión del profesional en nutrición en la que existen prácticas aparentemente sanas pero que pueden ser perjudícales para el cuerpo?

El objetivo del profesional en nutrición es promocionar la salud alimenticia, centrarse en la salud mental y física, buscar profesionales en psicología y hacer un trabajo en conjunto, pues son profesiones que van de la mano, ya que el intestino es nuestro segundo cerebro, ambos están.

  1. ¿Qué consejo da a los jóvenes que buscan el cuerpo perfecto?

En primer lugar que acepten su cuerpo, que lo acepten completo. Crear conciencia para estar sano y no para tener este cuerpo perfecto. Cuidarse, alimentarse cinco veces al día, buscando la ayuda de un nutriólogo y tener en cuenta el plato del buen comer.

Ivett Elvira Landreros Escobedo, de la Universidad La Salle Laguna.

  1. La anorexia y bulimia son trastornos alimenticios que están presentes mayormente en los jóvenes que se encuentran en una etapa donde su comportamiento es más vulnerable, uno de los principales factores influyentes son los medios sociales.
  2. La promoción de una buena salud y la prevención a estos trastornos, principalmente se brindan a instituciones de salud y educativas, que lo solicitan o población más expuesta a sufrir este trastorno.
  3. Es importante la inervación nutricional, debido a que la Anorexia y Bulimia, derivaran a otras enfermedades principalmente por la mala absorción de nutrientes. Sin embargo un trabajo multidisciplinario es fundamental para la mejora del paciente con cualquier trastorno nutricional.
  4. La misión del principal del nutriólogo es mejorar el estado nutricional de los pacientes con este padecimiento. Consiste en evaluar, saber los antecedentes patológicos, historia clínica, fármacos administrados, signos y síntomas, antecedentes de peso corporal, frecuencia de alimentos y ejercicio que realiza. Una vez evaluado el paciente con una serie de preguntas y evaluación antropométricas, le brindan los objetivos nutricionales, el estado nutricional, recomendaciones nutricionales y un plan de alimentación individualizado.
  5. El mejor consejo que se puede brindar es por parte de un profesional de salud, porque el acudir a sitios web, redes sociales, grupos selectivos, o televisión, no es garantía de información ni de salud.

No existen cuerpos perfectos, pero si se puede tener un estado de salud óptimo para gozar de una vida plena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *