DestacadoEquidad de GéneroRegional

Mujeres, niñas y discapacidad: entre la violencia de género y la invisibilidad

Según datos del Censo de Población y Vivienda 2010, en el Municipio de Torreón el 51.2  por ciento de la población son mujeres y de esta cifra, al menos el 4.5  por ciento corresponde a mujeres con discapacidad.

De acuerdo con la Clasificación Internacional del Funcionamiento de la Discapacidad y de la Salud, las personas con discapacidad son aquellas que tienen una o más deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales y que al interactuar con distintos ambientes del entorno social pueden impedir su participación plena y efectiva en igualdad de condiciones a las demás.

Si analizamos estos datos, desde la perspectiva de género y en un contexto social en el que las mujeres nos encontramos en una situación de desventaja social tanto en ámbitos públicos como privados, este 4.5  por ciento  además de las condiciones de género, tienen que enfrentar situaciones discriminatorias asociadas a la discapacidad.

Esta doble discriminación, ha impedido su plena participación en ámbitos sociales, laborales y escolares lo que las ha confinado al ámbito privado, limitando su desarrollo personal dado que disponen de menos recursos personales y sociales para hacer frente a la situación de desventaja que padecen.

El estar confinadas al ámbito privado, se deriva por un lado del estado de marginación social en el que se encuentran derivando en la manifestación de múltiples violencias psicológicas, físicas, patrimoniales, económicas, sexuales y cualquier otra forma análoga que lesionen o sean susceptibles de dañar la dignidad, integridad o libertad de las mujeres en ámbitos familiar, laboral, escolar, institucional y comunitario.

De acuerdo a lo establecido en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, las entidades públicas en todos los niveles de gobierno deberán garantizar y favorecer el desarrollo y bienestar de las mujeres, conforme a los principios de igualdad y de no discriminación, así como el derivar medidas que garanticen la prevención, la atención, la sanción y la erradicación de todos los tipos de violencia contra este sector de la población, durante su ciclo de vida y para promover su desarrollo integral y su plena participación en todas las esferas de la vida; si bien este mandato derivado de tratados internacionales a orientado el quehacer de instituciones públicas, un punto de análisis que hemos derivado desde el Instituto Municipal de la Mujer (IMM) de Torreón, es en función del acceso a la información que tienen las mujeres,  temas como sus Derechos Humanos y la violencia de género.

Consideramos como punto de partida, que la invisibilidad derivada de la marginación social, ha impedido que mujeres y niñas con discapacidad, cuenten con la información necesaria para identificar la violencia y por consiguiente desconocer las instituciones encargadas de garantizar su acceso a una vida de libre de violencia por un lado, y por el otro, las campañas destinadas a la prevención y atención de la violencia de género no considera las necesidades específicas y particulares de mujeres con discapacidad visual, auditiva, intelectual, mental y/o motriz.

Ante este panorama, realizamos en nuestro municipio, la Primera Consulta sobre Derechos Humanos de las Mujeres, Violencia de Género y Discapacidad, en la que, en coordinación con el Instituto Nacional Electoral (INE), a través de la Junta Distrital Ejecutiva 05 Coahuila, diseñamos la estrategia operativa para la realización de la consulta.

Para este ejercicio se convocó a seis Organizaciones de la Sociedad Civil: Mentes con Alas, Angelitos C.A.E.I., A.P.I.N (Asociación Pro Infancia Neurogénica), Ver Contigo, Fundación Down, I.L.A.L. (Instituto Lagunero de la Audición y el Lenguaje) además del Departamento de Desarrollo Humano de DIF Torreón para participar en la realización de la consulta.

La información que se desprende de la consulta nos permitirá orientar, definir y diseñar campañas de prevención y atención de la violencia de género así como de difusión de los Derechos Humanos en función de las diversas necesidades de las mujeres con discapacidad.

Es importante señalar que la consulta no solamente cubrió el sector de mujeres con discapacidad, si no también se incluyó a personal administrativo, operativo, especialista y personas cuidadoras de cada una de las instituciones que participaron, por ser estas personas un factor clave para la detección de situaciones que vulneren la integridad física, psicológica y  emocional de mujeres y niñas con discapacidad.

Los resultados nos muestran de manera objetiva y puntual el panorama que se describe, dado que si bien el 82.8 por ciento de las personas consultadas, sí puede identificar cuando una persona es víctima de violencia y el 78.3 por ciento, es capaz de identificar a una persona violenta; además, el 56.69 por ciento de las personas manifestaron no saber el tipo de instituciones a donde se puede acudir y el 64.3 por ciento, no tiene conocimiento sobre campañas orientadas a dar información de este tipo.

En este sentido, ante la pregunta de cuál es el formato idóneo para hacer llegar la información, el 49.68 por ciento, mencionó que las charlas con intérprete mientras que el 34.39 por ciento, prefiere Videos Informativos de poca duración y Cortometrajes subtitulados.

En cuanto a la manera de socializar la información en diferentes formatos, las redes sociales fueron mencionadas en un 62.42 por ciento.

La información arrojada tras la consulta nos da la oportunidad de además de realizar el análisis conjunto de los datos, estructurar las estrategias que nos permitan materializar la intención y el compromiso institucional de implementar mecanismos de prevención y atención de la violencia de género desde una plataforma de Derechos Humanos de las mujeres y las niñas con discapacidad.

Se busca utilizar estrategias que respondan a la diversidad de características y necesidades, eliminando la barrera de invisibilidad y determinando las acciones precisas de inclusión en las políticas públicas municipales, abonando al desarrollo personal y social en pro del empoderamiento de las mujeres y niñas con discapacidad en nuestro municipio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *