EducaciónRegional

La UAdeC presentó protocolo de actuación para prevenir, atender, sancionar y erradicar la Violencia de Género

Con el objetivo de garantizar a las y los universitarios un ambiente seguro y armónico en el que se desarrollen profesional y personalmente, la Universidad Autónoma de Coahuila (UAdeC), diseñó un Protocolo de actuación para prevenir, atender, sancionar y erradicar la violencia de género al interior de la máxima casa de estudios.

En rueda de prensa el rector, Salvador Hernández Vélez, acompañado de autoridades de la administración central y miembros de distintos grupos que brindan atención a la mujer, dio a conocer los detalles de este instrumento que tiene como objetivo contar con procedimientos adecuados, para atender de forma institucional, todo acto de violencia, discriminación, acoso, violación a la intimidad, en razón de género, que se presenten al interior de las dependencias, escuelas, facultades, institutos y centros.

Además, abarca mecanismos de atención, seguimiento y acompañamiento a las víctimas; el protocolo será sometido para su aprobación ante la Comisión de Honor y Justicia del H. Consejo Universitario.

El protocolo se rige por una serie de principios de acción como: confidencialidad, igualdad y no discriminación, no revictimización, accesibilidad y complementariedad.

Además, las personas atendidas tendrán acceso a la sencillez de los trámites, facilidad de denuncia, buena fe, intervención oportuna, asistencia médica jurídica y psicológica, acompañamiento institucional y todos los derechos contemplados en la normatividad vigente.

El protocolo fue creado con la colaboración de docentes expertas en temas de género, alumnas, asesores externos y funcionarios de la administración; en la Universidad, ya existe un antecedente de protocolo de este tipo, que es el que se encuentra vigente desde el año 2017, en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Unidad Torreón.

Hernández Vélez, señaló que el instrumento contempla acciones de prevención y difusión, como la capacitación para docentes, empleados y alumnos sobre el contenido del protocolo, así como la posibilidad de que las escuelas y facultades cuenten con su propio instrumento y la creación de alianzas con otras instituciones para la generación de campañas conjuntas, como es el caso de la policía cibernética.

Las conductas que se atenderán a través del protocolo son acoso cibernético, amenazas e intimidaciones, ataques sexuales y violación de cualquier tipo, chantajes o extorsión, contacto físico indebido, difusión por cualquier medio de imágenes íntimas sin la autorización expresa de la persona que aparece en las mismas, discriminación de cualquier tipo, insinuaciones sexuales, insultos, violencia física, verbal y psicológica, así como cualquier otra conducta que pueda constituir violencia de género.

También contempla la creación de una red de facilitadores de ambos géneros, donde haya al menos dos por escuela, facultad, centro, instituto o dependencia, los cuales deberán tener conocimientos detallados del proceso y de los mecanismos de atención.

Además de un Comité Consultivo contra la Violencia de Género por Unidad, integrado por cinco personas expertas, de ambos géneros, que tengan experiencia probada en áreas como derecho, medicina, psicología, estudios de género y trabajo social.

Para finalizar, mencionó que la activación de los procesos contemplados en el protocolo, no excluyen de ninguna forma el uso de los recursos y mecanismos de defensa que tienen las personas ante las instituciones gubernamentales competentes y los órganos autónomos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *