Columnas

Sugerencias para reportear la política de estos días

  • Rogelio Hernández López
    El reportero aceptó la invitación de Dalia Reyes para impartir la asignatura Periodismo Político en el
    área de posgrado de la Facultad de Comunicación de la Universidad Autónoma de Coahuila. El asunto
    se puso más interesante, para él, cuando le informaron que los inscritos son periodistas en activo, que el
    curso es semipresencial y que su objetivo mayor es hacer ejercicios sobre la política actual.
    —Esta invitación es todo un reto –pensó el reportero, porque obliga a revisar los modos de reportear y
    entender a los políticos, en momentos de aparentes cambios bruscos en todo el país.
    Ojalá tuvieran oportunidades como ésta todos los periodistas, incluidos las decenas de opinadores que
    hacen columnas, artículos y/o comentarios en televisión y radio y que, en lugar de ayudar a entender,
    rebosan de lugares comunes, maniqueísmo y ecolalia–, sonreía entusiasmado mientras hacía un ajuste
    al temario de la clase para enviarlo a la reportera de cultura, maestra y doctorante, Dalia Reyes, bien
    conocida en Coahuila.
    El reporterismo sí tiene método
    Las primera diez horas de las 44 del curso fueron presenciales y los primeros temas pasaron la prueba
    de aceptación frente a los periodistas-alumnos, más un abogado hambriento de saber que también se
    inscribió.
    El primer tema para taller ¿Dónde está la nota? sirve para demostrar que el reporterismo es la actividad
    esencial y ocupa el escalón más alto del periodismo y no se entiende así socialmente.
    Muy poca gente estima el valor social de las mujeres y hombres que reportean asuntos de interés
    público. Todos los días hay muestras de ello: sobornos, descalificaciones, agresiones verbales o físicas,
    maltrato laboral.
    En eso coincidimos todos los periodistas al hablar de nuestra profesión y también convergieron con ello
    los reporteros de Coahuila en esas dos primeras sesiones. Allí pusimos como ejemplo, de esa
    devaluación o falta de aprecio, que cuando asesinan a un periodista en México (normalmente reportero
    de seguridad o de política en algún estado y con preparación académica deficiente) no hay
    manifestaciones sociales de protesta, como si sucede en otros países.
    El siguiente tema también fue para homologar la conclusión de que el reporterismo si tiene método
    para recoger o aprehender la realidad y convertirla en un producto que no existía: la noticia.
    Pocos colegas han reevaluado que su procedimiento cotidiano tiene los pasos del método científico,
    desde recibir o asumir una orden o asignación, documentarse o hurgar en sus archivos, salir a la calle a
    encontrar los datos más nuevos (reportero sin calle se rebaja a googlero), confirmaciones,
    verificaciones, análisis o evaluación y luego la redacción o presentación antes de que entregarla para
    ser difundida.
    Esas son las tres primeras sugerencias para reporteros:
  • –Reevaluar el proceso de construcción de la nota
    –Revalorar que ocupan el escalón más alto del periodismo (Musacchio dixit) y
    –Pulir, en la práctica, el método con las técnicas que lo complementan, para procesar toda la
    información y luego presentarla.
    El primer ejercicio que se pide en este curso-taller es una reflexión sobre sí mismos y cuáles son las
    pautas éticas que aplican diariamente para hacer reporterismo.
    ¿Y cómo entender la política de estos días?
    Los temas siguientes son también sugerencias para toda persona que tenga como actividad principal el
    reportear la política. Le servirán de guía para repensar, revaluar o, conocer las categorías sociológicas
    indispensables para ubicar bien lo que ocurre en México en estos días: sistemas, régimenes y modelos
    socioeconómicos y políticos.
    Con el repaso de esas categorías y las corrientes sociológicas que las explican, se solicita hacer un
    reportaje sobre el Régimen y modelo político actual del estado (en este caso Coahuila), apoyados en la
    experiencia que todos los reporteros tienen en su entidad y en dos lecturas básicas:
    –La Constitución Política de la entidad y
    En defensa de la Política, el libro que logra reivindicar extraordinariamente la actividad de la política
    y a sus actores, en contraposición de las formas vulgarizadas y anacrónicas de creer que la actividad es
    para “arreglos en lo oscurito” o para vivales corruptores. Si hay políticos serios, profesionales que
    saben el arte de hacer política para evitar sus expresiones violentas (Bernard Crick, edit. Tusquetts).
    Las últimas sesiones son también, a juicio de este reportero, esenciales para la práctica cotidiana de sus
    colegas.
    Se examina el fenómeno social y político recurrente en México desde la mitad del siglo anterior que ha
    sido el motor de los cambios y adecuaciones más trascendentes en la democracia mexicana: la
    resistencia social e insurgencias cívicas en los años 50, el 68, el 71, el 85, que produjeron las
    alternancias en la Presidencia de la República (PAN-PAN, PRI y Morena).
    Con esos enfoques se facilita entender que los resultados de los comicios, de julio reciente, no fueron
    por generación espontánea, sino por acumulación de factores que permitieron el salto que hoy pocos
    opinadores entienden y si ayudan a confundir más.
    Igual se examinan los cambios y estadios en la política de la entidad (en este caso Coahuila, del que
    algunos siguen diciendo que es netamente priista, no obstante que la coalición del movimiento Morena
    ganó las senadurías y 5 de las 7 diputaciones federales contra todas las previsiones).
    Con todo eso, más los intercambios y experiencias de los alumnos seguramente saldrán los dos trabajos
    finales del curso: una Crónica periodística del primer año del gobierno actual de Coahuila y su modelo
    de gestión y un reportaje cronicado (tipo tesina) con el eje: la transición democrática en Coahuila y
    sus actores.
    Este reportero cree que todos sus pares ocupados en la cosa pública debieran tener oportunidades de
    actualizar las formas, métodos y géneros más recientes para mejorar su nivel profesional y también
    opciones para que, con ayuda de las de las ciencias sociales, puedan disolver un poco del desconcierto
    que han provocado estos días los torbellinos desatados por el Poder Ejecutivo Federal. Aquí le dejo
    estas modestas sugerencias y mi disposición a compartir estos talleres con quien lo crea útil y
    necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *