DestacadoNacional

Geología comparada: Baja California y Marte

Karla Navarro

Ensenada, Baja California. (Agencia Informativa Conacyt).- En la zona occidental de la península de Baja California, Luis Delgado Argote, investigador del Departamento de Geología del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE), realiza estudios de plutones, cámaras con fósiles que brindan indicios de la diferenciación magmática que pudo haber ocurrido en otros planetas.

Para divulgar el conocimiento recabado en sus estudios, Delgado Argote recurre a la geología comparada, pues afirma que “los planetas nos dan —Venus, Marte y la Luna como satélite— la oportunidad de ver geologías congeladas que ya no podemos ver en el planeta Tierra porque es tan dinámico que ya no se pueden ver esas evidencias”.

Ejemplifica con Isla Guadalupe, isla bajacaliforniana localizada en el Océano Pacífico, cómo una secuencia volcánica asociada con un punto caliente, que tiene rocas alcalinas que se desarrollan sobre un piso oceánico que dejó de abrirse hace alrededor de 10 millones de años, inició sobre él actividad de tipo alcalina que levantó el edificio de la isla.

“Entonces la idea de mostrar Isla Guadalupe como un bonito ejemplo de un punto caliente es porque tiene este tipo de derrames muy largos, muy fluidos, muy similares a los de la composición de Hawái”, explica.

Similitudes con otros planetas

Delgado Argote comenta que, a diferencia de la actividad en otros lugares y debido a sus fenómenos de actividad volcánica y la existencia de una atmósfera, el planeta Tierra tiene hidrógeno, lo que junto con el carbono, nitrógeno y oxígeno ofrece las condiciones propicias para la vida.

Dr. Luis Delgado Argote

Luis Delgado Argote es investigador del
Centro de Investigación Científica
y de Educación Superior de Ensenada
(CICESE), en el Departamento
de Geología, División Ciencias de
la Tierra, y miembro nivel II del
Sistema Nacional de Investigadores (SNI).

Algunas de las líneas
de investigación en que trabaja
son geología, geofísica marina,
tectónica y geodinámica.

Apunta que en el punto caliente se tienen fluctuaciones y una estructura de subida de pulsos, es decir, de cuerpos magmáticos que van deformando la corteza de forma radial en la parte superior.

“Entonces estas estructuras son las que nos permiten ahora distinguir muchos de los rasgos de cuerpos antiguos o de viejas tierras como en Marte, donde alcanzamos a ver estructuras radiales y circulares que debieron haber estado asociadas con pulsos de magma”, detalla.

Sin embargo, considera que la tectónica de placas hace especial el planeta Tierra, puesto que en otros planetas únicamente se presentan fenómenos de ruptura con materiales ricos en lavas que se estaban enfriando y creaban estructuras primitivas como las de Mercurio con cortezas muy delgadas.

“En nuestro planeta, ya hace bastante tiempo, hace más de mil millones de años, tenemos el fenómeno de la tectónica de placas que consiste básicamente en zonas donde la parte superior, la corteza, se abre y entonces el manto tiende a subir en estado líquido y es lo que va a formar todas las estructuras, todas las cordilleras en piso oceánico”, refiere.

Indica que ese tipo de material tiende a moverse en sentido perpendicular en relación con la misma dorsal hasta llegar al borde del continente, donde se forma una trinchera y el piso oceánico tiende a bajar, provocando que las rocas estén sujetas a mayor temperatura, mayor presión y empiecen el fenómeno de metamorfismo.

“¿Por qué es importante este fenómeno?”, cuestionó el investigador, “tiene dos razones principales, porque la actividad es tan continua y tan frecuente que la mayor parte de las cortezas, tanto la continental como la oceánica, son el resultado de acreción magmática, entonces nuestra historia no es muy distinta a la de otros planetas”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *